Nos hemos metido en el otoño y el frío está a la vuelta de la esquina. Te damos un truco para desempañar de manera fácil los cristales.

Pues bien, basta activar la resistencia térmica de la luneta posterior —algunos coches la llevan en el parabrisas y en los retrovisores— y hacer entrar aire exterior, nunca recircular el interior, conectando el aire acondicionado a una temperatura adecuada (18 ó 19ºC) y enfocando el chorro de aire al parabrisas y las ventanillas, con el ventilador en posición intermedia. Baja levemente las ventanillas y jamás frotes con un trapo o con la manga para desempañar. Cuando se nos empaña un cristal repentinamente lo que nos atrae hacer rápidamente es pasar un paño, tela o incluso la mano si no tenemos nada cerca. Esta acción tiene un resultado de tiempo limitado y además remueve el polvo acumulado en el cristal, dejando marcas de suciedad al desempañarse. Hay que evitar limpiarlo manualmente.  Una vez limpios todos los cristales, aplica una capa de producto antivaho que te vendrá muy bien para nuevos problemas que se presenten con el frío.

Ten presente que la mejor forma de evitar o reducir que se empañen los cristales es previendo que puede ocurrir. Si en un día húmedo y lluvioso entran cuatro personas en un coche, por ejemplo, y no se abren las ventanas, hay que tener en cuenta que los cristales se van a empañar rápidamente, por lo que habrá que dirigir el aire caliente hacia éstos incluso antes de que se empañen para calentarlos.

Fuente: autopista.es

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This